Los paramilitares asesinan a un líder indígena chocoano en el Medio Baudó

Las organizaciones indígenas del Chocó denuncian el asesinato este sábado 7 de octubre, “a mano de grupos paramilitares” de un exgobernador, líder comunitario y promotor de salud en el resguardo comunidad Dabeiba Queracito, municipio de Medio Baudó. En Cartagena de Indias, también ha sido asesinado el presidente de la Junta de Acción Comunal del barrio Henequén.

El líder, exgobernador y promotor de salud indígena Ezquivel Manyoma, del pueblo Embera Dóbida, fue secuestrado de su casa en la noche del viernes 6 de octubre delante de su familia y de parte de la comunidad de Dabeiba Queracito, municipio de Medio Baudó -en el Atrato medio-. Horas más tarde, en la madrugada, los raptores llevaron a Ezquivel Manyoma junto al cepo de la comunidad donde lo asesinaron, ya en la madrugada del 7 de octubre.

La Mesa de Diálogo y Concertación de los Pueblos Indígenas del Chocó -que agrupa a diversas organizaciones étnicas del departamento- denuncia que el asesinato del líder ha sido perpetrado por “los grupos paramilitares que invaden nuestros territorios”. “Hacemos un llamado urgente a la Fiscalía y Defensoría e instituciones gubernamentales encargadas, para que se haga el levantamiento del cuerpo, así como las investigaciones pertinentes, porque desde su deceso, hasta esta hora el cuerpo del compañero, sigue en este lugar. Hay miedo, zozobra entre los indígenas de esta Comunidad, por el terror que infunde este grupo armado ilegal”, informa la Mesa en un comunicado.

Unas horas antes de este asesinato, en el sector Nelson Mandela de Cartagena de Indias (Bolívar) hombres armados mataron a Jorge Luis García Berríopresidente de la Junta de Acción Comunal del sector 3 de Junio, barrio Henequén. Este asesinato ha conmocionado a los barrios de la ciudad. Se sabe que dos hombres llegaron a su residencia en la tarde del jueves 5 de octubre y que huyeron caminando después de disparar al líder barrial en varias ocasiones.

La grave situación del Chocó

La población civil del Chocó sigue siendo, junto a la del todo el Pacífico, de las más golpeadas por la violencia armada en estos momentos. De hecho, las organizaciones indígenas, afro y sociales del Chocó han exigido un Acuerdo Humanitario que desescale la lucha por el territorio entre paramilitares, ELN y la misma Fuerza Pública. Las comunidades han denunciado en los últimos meses la agresiva presencia de grupos paramilitares y la presión sobre líderes y comunidades.

Tampoco parece que el cese al fuego bilateral y temporal pactado entre el Gobierno y el ELN a partir del 1 de octubre vaya a traer cambios inmediatos en la zona. El pasado jueves 5 de octubre, en un comunicado público, el Frente de Guerra Occidental Omar Gómez del ELN informaba que el Ejército está aprovechando el cese al fuego para reforzar su presencia en la zona y denunciaban hostigamiento a no combatientes. “Nos sentimos asediados y agredidos por las Fuerzas Militares (..) La Dirección del Frente de Guerra Omar Gómez no encuentra las condiciones que permitan el desarrollo de los planes durante el cese”. Este frente de la guerrilla del ELN pedían el jueves a Iglesia y Naciones Unidas, como verificadores del cese al fuego, que intervengan.

El Pueblo Embera Dobida (gente de río) ocupa una amplia franja del Atrato medio en los departamentos del Chocó y de Antioquia y, según el último censo del DANE de 2005, suman algo más de 37.000 personas. Por eso, la Mesa Indígena advierte que el asesinato deEzquivel Manyoma “no solo acaba con la vida de un ser humano, [sino que] arranca de nuestro territorio, la sabiduría de un líder, conocimientos ancestrales que no se volverán a recuperar”. “Somos Pueblos Indígenas en vía de extinción física y cultural, los grupos armados no respetan nuestros territorios, nos siguen asesinando, no vemos que el gobierno nacional cumpla su responsabilidad exigida con mayor fuerza desde el auto 004 de 2009, emitido por la Corte Constitucional, para proteger y salvaguardar nuestros derechos fundamentales, específicamente nuestra vida”.