RCN: el racismo y la discriminación racial al Rojo Vivo

Conocí a Edna Liliana Valencia Murillo en el segundo semestre de 2009, cuando presentaba el evento África en la escuela, presidido por la historiada africanista María Isabel Mena. En ese momento me sorprendió su belleza y profesionalismo como presentadora, allí le auguré un futuro prometedor como periodista con contenido académico ético y de pertenencia.

El siguiente año, primer semestre de 2010, fuimos compañeros de trabajo del proyecto Dignificación de la población afrocolombiana y su cultura. En Dignificación realicé una charla a los compañeros de trabajo sobre políticas públicas y acciones afirmativas para población afrocolombiana, negra, raizal y palenquera, y en ese ejercicio conocí su interés por nuestra etnia, pero también su espíritu de solidaridad cuando nos apoyó en una campaña de recolección de ropa y utensilios de casa para unos jóvenes de Palmira (Valle) que se habían ido a vivir a Bogotá porque habían ganado una beca para educación superior ofertada por el programa Dignificación afro, dirigida a jóvenes con escasos recursos.

En 2013, me llené de alegría y satisfacción cuando la vi trabajando en la pantalla del noticiero RCN televisión como reportera. Desde el segundo semestre de  2010 que dejé de trabajar en Dignificación no la veía y, aunque sabía en que andaba, la sorpresa no solo era por verla como corresponsal de un noticiero de TV, sino que era RCN, uno de los canales más racistas y clasistas de Colombia. Es en ese trabajo que nos cubrió varios hechos noticiosos y se empezó a ver que cada día se perfilaba a colocar el tema de nuestra etnia en la TV, realizando reflexiones y cubrimientos de noticias que tuvieran que ver con nuestras etnias.

Dos años después fue mayor mi sorpresa cuando en 2015 la vi trabajando como presentadora de noticias en el set del noticiero más odiado por los luchadores sociales de Colombia; pero la sorpresa no fue solo la de ver a una mujer afro sino verla con su originalidad, su pelo a lo natural afro y sus vestidos coloridos, asumiendo un compromiso profesional, ético y moral con su pueblo al llenar de contenido el espacio de trabajo.

12370991_10156475637705045_5269730393903139769_oSu presencia, además de llevar contenido étnico y de conciencia que son disfuncionales al sistema racista y clasista que defiende los medios, convirtió las pantallas de RCN en una tribuna de denuncia y visibilización de la realidad del pueblo afrocolombiano. Ella asumió el reto de hacer un periodismo diferente, como diría Frantz Fanon, “cada generación, dentro de una relativa opacidad, tiene que descubrir su misión, cumplirla o traicionarla”. Edna Liliana descubrió su misión y no la traicionó, lo que le costó el puesto de periodista y ser remplazada en el set del noticiero por Diana Mina.

Lo que hizo RCN con Liliana fue un acto del más fiel hecho de racismo y discriminación racial que muy pocos alcanzan a percibir como tal. Como me decía una sobrina en Barranquilla, su salida del canal no puede ser por discriminación o racismo porque colocaron otra persona negra o afrocolombiana. Ahí está el detalle de este asunto de la más rancia manifestación de racismo y discriminación racial, ya que muy inteligentemente las directivas de RCN Televisión cambian a una mujer negra por otra mujer negra. Pero… ¿qué tipo de mujer negra? Hay personas negras que fortalecen sin saber o sabiéndolo el sistema racista y sus manifestaciones de racismo y discriminación racial. Esto me hace recordar a Malcolm X, cuando decía que hay esclavos de casas y esclavos de plantación, y los dos son esclavos, la diferencia va en el contenido y la acción de los esclavos frente al sistema esclavista. Mientras el esclavo de casa es asimilado a su amo y cuando se le quemaba la casa al amo decía “se nos quema la casa amo”, el esclavo de plantación atiza el fuego para que se queme la casa y si es posible el amo y todo el sistema esclavista.

Entonces, en el caso que tratamos… ¿en dónde esta el hecho de racismo y discriminación racial?. Primero, en que Edna Liliana Valencia fue una presentadora con esa estética afro que es objeto de racismo y discriminación como lo son las personas afrodescendientes, su forma de cabello afro que tiene un significado de rebeldía; como se vio en las protestas de las mujeres afroamericana por los derechos civiles y militantes del partido de las panteras negra en los Estados Unidos en los 60 y 70 del siglo pasado. Mientras la periodista Diana Mina y todas las demás presentadoras afros o negras del resto de noticieros o programas lo hacen como quiere el amo: con el cabello alisado.

El segundo hecho de racismo que es más grave es que Edna Liliana Valencia asumió un compromiso profesional que articuló con el activismo y la defensa de su pueblo y de cualquier injusticia, por eso también es un hecho de discriminación y expulsada por llenar de contenido afro y de justicia social su presencia en RCN TV. Allí esta otra diferencia de fondo entre ella y la nueva presentadora -Diana Mina- e incluyendo las otras presentadoras afrocolombianas que utilizan su profesión para hacer presencia sin cambios ni compromiso.

Gracia Edna Liliana Valencia Murillo, por asumir el compromiso y unirte a esta lucha. Lucha de tu pueblo desde tu trinchera de comunicadora social.

  • Desde el Palenque de San Basilio, un cimarrón todavía, palenquero, miembro de CONAFRO, del CEUNA. kombilesa – Activista.