“Faltó muy poco para que el río cubriera totalmente el pueblo”

A cinco días de las fuertes inundaciones en El Chocó la población pelea contra las pérdidas, se declara la ‘calamidad pública’; Cruz Roja plantea la necesidad de revisar los sistemas de alerta y Codechocó advierte sobre los efectos de la minería en los ríos

El 18 de octubre más de la mitad de los municipios del Chocó es sorprendida por una tromba de agua que desborda ríos y provoca la inundaciones de comunidades, pueblos y sembrados. Tras las primeras horas de alarma, la asistencia a los afectados y la evaluación de daños copa los días.

Los ríos San Juan, Baudó, Atrato, Tamaná, Condoto y Valle se salieron de su cauce y provocaron graves daños en 17 municipios dejando detrás al menos 13.000 familias damnificadas que “han perdido todo: enseres, alimentos, cultivos, animales”… afirma Freddy Bolaños, director de Gestión de Riesgo del Chocó. Las horas más peligrosas fueron la madrugada del domingo al lunes, luego poco a poco fue amainando la lluvia, pero entonces surgió el terrible panorama que ha dejado la inundación.

Tulio Antonio Hurtado, líder comunitario de Nóvita, explica lo ocurrido tras desbordarse en río Tamaná que inundo la cabecera municipal y otras comunidades. “Afortunadamente no hubo pérdidas humanas… hubo muchas pérdidas materiales en la cabecera municipal y en comunidades ribereñas…en el corregimiento de Sesego se fueron dos casa agua abajo. Realmente faltó muy poco para que el río cubriera totalmente al pueblo”. Una situación que sí se dio en el año 2013. Los cultivos se han perdido en su totalidad y entre ellos la caña de azúcar, arroz, plátano, productos fundamentales para la economía del municipio.

En Bahía Solano, el desbordamiento del río Valle se llevó parte de la carretera que conduce hacia Mutis lo que mantiene incomunicado por vía al corregimiento del Valle y la cabecera municipal Ciudad Mutis. Harley Ortiz, su alcaldesa, ha hecho un llamado a todos los organismos gubernamentales y de emergencia para que hagan presencia en la zona y presten ayuda a los habitantes del Valle que fueron los más afectados de la zona.

Situaciones parecidas se viven en las comunidades afros e indígenas de los otros 15 municipios que han sido afectados por las inundaciones. Por tal motivo se ha declarado la calamidad pública en el departamento, lo que significa que en Chocó se puede hacer apropiación de recursos para los municipios. “Acá siempre hay inundaciones, pero nunca las habíamos tenido de manera simultáneas. Condoto, Bahía Solano y Medio San Juan son los más afectados”, aseguró José Trinidad, director Ejecutivo de la Cruz Roja.

“Estamos por implementar algunas medidas que ya se tienen contempladas en el Plan de Adaptación al Cambio Climático que formuló el Instituto de Investigaciones Ambientales del Pacífico y que está a disposición de la Gobernación del Departamento”, explicó. Trinidad considera que el departamento debe revisar el funcionamiento de los sistemas de alerta temprana institucionales y comunitarios, así como los indicadores de alerta e identificación de puntos críticos, y en especial, las áreas que se han inundado en los últimos 20 años.

La Corporación Autónoma Regional para el Desarrollo Sostenible del Chocó (Codechocó) habla de suspender la actividad minera en varios municipios del Chocó, especialmente en la zona del San Juan ya que esto cambia el curso de los ríos.

La Unidad Nacional de Gestión del Riesgo ha asumido la atención primaria de los damnificados y analiza la recuperación de las zonas más afectadas por el agua. El Gobierno nacional dispone de los recursos del Fondo Nacional de Gestión de Riesgo para atender esta emergencia en departamento del Chocó. En este sentido Bolaños explica que está en marcha un plan de atención que durará al menos quince días y que incluye ayudas alimentarias y no alimentarias. “Llegaron en el día de ayer -viernes- alrededor de 115 toneladas de ayudas humanitarias de mercado y elementos de soporte; se está avanzando en el tema de recuperación de la infraestructura vial que ha sido afectada; se está subiendo los registros de los damnificados para poder soportar el tema agrícola…”, apunta director de Gestión de Riesgo del Chocó.

En Condoto, el Gobierno Nacional entregó un millar de kits de ayuda a las familias damnificadas compuestos por mercados, cobijas y elementos de aseo. María Clemencia Rodríguez, primera dama de la Nación ha asegurado el Gobierno no va a abandonar a los afectados por las inundaciones “estamos presentes, se continuarán entregando las ayudas en los otros municipios inundados como Medio San Juan, Alto Baudó, Istmina y Bahía Solano”.

Como las ayudas del Gobierno nacional son insuficientes, en Istmina, los medios de comunicación locales: Platino Stereo, TV San Juan, Publimovil Istmina, han iniciado una campaña de recolección de ayudas para los chocoanos. Esta iniciativa está liderada por la emisora Comunitaria Canalete Stereo a quienes muchos habitantes se les han sumado enviando sus donaciones que serán llevadas hasta los municipios de Nóvita, Medio San Juan y Sipí. Ungrd ha enviado 25.000 paquetes de ayuda humanitaria con alimentos, artículos de aseo y sobrecamas.

El Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (IDEAM) mantiene la alerta roja por inundaciones en los sectores ribereños del Atrato hasta este domingo 23 mientras y alerta amarilla por deslizamientos en áreas inestables hasta el 25 de octubre