La ONU cree que los problemas en las Zonas Veredales atrasarán el desarme de las FARC

La Misión internacional no cree que sean suficientes los 180 días para la desmovilización de la guerrilla por las fallas en la logística y plantea pensar en otras formas "graduales" para la entrega de armas. El Gobierno discrepa y trata de repartir culpas

El jefe de la Misión de la ONU para el proceso de paz en Colombia, Jean Arnault, le ha advertido a la Comisión de Seguimiento, Impulso y Verificación a la Implementación del Acuerdo Final de paz que todo juega en contra del calendario pactado en La Habana. El Alto Comisionado para la paz discrepa y trata de repartir culpas sobre los retrasos en la instalación de las ZVTN.

En el mismo día en que llegaban a Montañita (Caquetá) -en la foto- los últimos 300 guerrilleros y guerrilleras de las FARC que estaban por fuera de las Zonas Veredales Temporales de Normalización (ZVTN) o de los Puntos de Normalización, la ONU pide replantear el cronograma porque faltan semanas para que los campamentos se parezcan a lo pactado y a lo necesario para poder cumplir con los compromisos de la entrega de armamento.

En una carta privada que se ha filtrado a la prensa y que ha difundido la agencia EFE, Arnault duda que estos campamentos estén listos antes de mediados de marzo. “De acuerdo a nuestra información, el proceso de construcción de los campamentos, incluyendo los sitios monitoreados por la Misión donde estará gradualmente almacenado el armamento no estaría concluido antes de fines de marzo (…) ¿Estarían de acuerdo las partes con recalendarizar el inicio de la recepción escalonada por la misión del armamento hasta esa fecha?“, dice Arnault. La respuesta del Gobierno se ha demorado un par de días, desde que se filtró la carta, y los encargados han sido la ministra de Relaciones Exteriores, María Ángela Holguín, y el Alto Comisionado para la Paz, Sergio Jaramillo. Ambos han pedido, en una carta a Arnaut, una reunión “privada” con la Misión de la ONU y han insinuado que los problemas en las ZVTN no son sólo achacables al Gobierno, sino a la ONU, que no ha delimitado bien las zonas, que no han instalado los contenedores para las armas y, además, insisten, que “en muchas zonas hay un importante desconocimiento por parte de los observadores de la ONU encargados del monitoreo y verificación del acuerdo, lo que lleva a que se tomen decisiones que no corresponden a lo acordado”.

También el domingo Javier Pérez Aquino, Jefe de los Observadores y Coordinador del MM&V, trataba de minimizar las alertas de Arnaul y de visita en la ZVTN de Agua Bonita (Caqueta), explicaba a los periodistas que a pesar de la necesidad de finalizar la logística en torno a los campamentos, el plazo para la dejación de las armas sigue siendo 180 días después.

En los últimos días, además de las quejas por la precariedad de las ZVTN y de los Puntos, las FARC denunciaron que en los campamentos no estaban los contenedores especiales donde la Misión de la ONU debe custodiar las armas que la guerrilla debe entregar en tres tramos: el 30% antes de final de marzo, otro 30% antes de final de abril, y el 40% antes del 30 de junio, cuando, según los acuerdos, los guerrilleros ya reintegrados a la vida civil deben abandonar estos puntos de concentración.

El Gobierno ha insistido en que, a pesar de los atrasos en la adecuación de las zonas y puntos y en el traslado de los guerrilleros –que se cumple hoy con 49 días de demora-, el calendario de entrega de armamento no se modificaría. De hecho, Juan Manuel Santos, este pasado jueves 16 de febrero, aseguraba con firmeza ante el cuerpo diplomático acreditado en Colombia: “Para el 1º de junio –cuando se cumplan 180 días desde el llamado Día D– todas las armas de las FARC que atemorizaron a nuestra población estarán en poder de las Naciones Unidas. ¡Qué gran logro para Colombia y para el mundo!”.


Rodrigo Londoño, Timochenko, máximo líder de las FARC, presumía hoy en Twitter del cumplimiento de las FARC en su desplazamiento a las Zonas Veredales y denunciaba los incumplimientos del Gobierno que, según él, ha provocado que la Misión de la ONU para Colombia haya citado con urgencia a las partes. El Frente 33 de la guerrilla, desde el Catatumbo, le escribía una carta pública a “Timo”, en la que aseguran: “Lo que vemos claro es que el gobierno no cumple, pero sí quiere que nosotros cumplamos como está escrito, sabemos muy bien que son así. De todas maneras se ve mucho ánimo en la gente nuestra, y respaldo en la mayoría, aunque nos preocupa pensar que esto se vaya a poner feo más adelante, y nos empiecen a incumplir todos los acuerdos. Esa es la sensación que tenemos. La idea que tenemos aquí es la de avanzar lo más rápido posible en la construcción de las ZVTN, no vaya a ser que llegue el mes de mayo y no las hayamos podido estrenar”.

La carta de Arnault confirmaría las denuncias de las FARC ya que indica que la mayoría de los campamentos “ni están listos” ni tampoco “han sido delimitados con precisión”.