La Habana incorpora nuevas propuestas al acuerdo

Las delegaciones emiten el primer comunicado conjunto tras una semana de debates que se suspenden hasta el 3 de noviembre, tras la reunión en Bogotá del equipo del Gobierno con el uribismo.

Tras una semana de nuevas negociaciones en La Habana, los equipos del Gobierno y de las FARC emiten su primer comunicado conjunto con tres ideas claves: su respaldo pleno al acuerdo que ya fue firmado; la incorporación, aún así, de nuevas propuestas que no citan, y su confianza en que el presidente de la República, “investido de facultades constitucionales para sacar adelante la paz”, logre este propósito.

Las conversaciones en La Habana se suspenden hasta el 3 de noviembre porque la delegación del Gobierno regresa a Colombia para participar en la reunión con el uribismo que tendrá lugar este sábado y el lunes. El presidente Juan Manuel Santos anunció esta cita dirigida a seguir conversando sobre sus reparos al acuerdo de paz con las FARC. “Le he pedido al Jefe del equipo negociador Humberto de la Calle, y al Comisionado de Paz, Sergio Jaramillo, que regresen para que me informen de los avances con las FARC y para asistir a esa y otras reuniones”, dijo Santos, quien insiste en que “ya todo está sobre la mesa. Todo está dicho y todo está estudiado. Es cuestión de buena voluntad y de tomar decisiones. Esto se puede lograr en días”.

Poco ha trascendido del contenido de los diálogos en La Habana durante esta semana, salvo la voluntad de ambas partes de llegar a una acuerdo y de hacerlo rápido. Fuera de las reuniones, buenas palabras e intenciones, en especial desde las cuentas de las redes sociales de los miembros de las FARC, que han centrado más sus críticas a cuestiones como la reforma tributaria, el fracking o las agresiones a líderes sociales que a cuestiones relacionadas directamente con el contenido del acuerdo que se revisa ahora. Únicamente la Justicia Transicional y la denuncia de organizaciones de derechos humanos y víctimas advirtiendo de que su modificación podrían traer la impunidad a los crímenes de Estado y el paramilitarismo, ha despertado manifestaciones expresas de apoyo por parte de los líderes de la guerrilla.

 

El comunicado de forma conjunta emitido hoy emplaza al 3 de noviembre la reanudación de las reuniones y sin afirmaciones directas, sí conecta algunas de sus frases con las manifestaciones que el presidente Juan Manuel Santos le ha venido haciendo a las organizaciones sociales con las que se ha reunido en las dos últimas semanas: que el nuevo acuerdo será rápido, que nuevo significa la introducción de algunos cambios no la redacción completa de otro texto, y que hay muchas opciones para sacarlo adelante sin necesidad de otro plebiscito.

Ambas delegaciones insisten en la pertinencia del acuerdo original firmado el 26 de septiembre porque “contiene las reformas y medidas necesarias para sentar las bases de la paz y garantizar el fin del conflicto armado”. Aún así aseguran que han analizado las “propuestas de ajustes y precisiones” que diferentes sectores de la sociedad han planteado y afirman que estos planteamientos “están siendo discutidos con todo cuidado” y que “muchas de ellas vienen siendo incorporadas a los textos de un nuevo acuerdo”.

“Con celeridad y en procura de un pronto resultado”, insiste el comunicado, seguirán escuchando a las organizaciones y personalidades de la vida nacional que se han manifestado de una y otra forma, considerando incluso a quienes se abstuvieron de votar en el Plebiscito, “buscando en todo caso la paz y la reconciliación de los colombianos y colombianas”.

No hay alusiones directas al cómo se implementará o ratificará ese nuevo acuerdo. Este viernes el presidente señalaba en una entrevista con la Agencia EFE que no descarta que el acuerdo esté concluido antes de finales de noviembre (el 10 de diciembre es la ceremonia de entrega del Nobel de la Paz en Oslo) y aunque admite que no ha descartado un nuevo plebiscito, también afirma que optará “por el camino que menos divida al país” a la hora de refrendar un nuevo acuerdo y que, “cuando tengamos los nuevos acuerdos, dependiendo de la amplitud del consenso”, determinarán el camino a seguir. En este sentido, el comunicado conjunto emitido hoy desde La Habana afirma: “Teniendo en cuenta que el Presidente de la República está investido de facultades constitucionales para sacar adelante la paz, confiamos en su gestión para el logro de este propósito nacional”.

Otras dos ideas, muy reiteradas desde el 2 de octubre, son que esta nueva negociación es “gracias a que por primera vez en nuestra historia reciente, la paz es núcleo esencial de la reflexión ciudadana, dejando atrás el pasado de guerra”, y el agradecimiento a los países garantes (Cuba y Noruega), a los países acompañantes (Venezuela y Chile), y a la comunidad internacional “por su apoyo permanente a nuestro trabajo por la reconciliación”.

Sobre la reunión de este sábado con el uribismo, sus integrantes han confirmado que asistirán. No estarán ni el expresidente Álvaro Uribe, pero sí sus delegados: Carlos Holmes Trujillo, Óscar Iván Zuluaga e Iván Duque. El lunes hay otra cita en la que sí se espera al senador antioqueño. Timoleón Jímenez-Timochenko, se ha mostrado algo mas incisivo que el comunicado y se ha referido a las nuevas reuniones afirmando que “ojalá la dilación no se convierta en un bumerán”